Individuación

Individuación

Partiendo de la simbiosis natural -madre e hijo durante el embarazo- estamos destinados a individuarnos progresivamente desde el momento del nacimiento no sólo en un sentido físico sino también afectivo.

Para ilustrar lo importante que es este proceso voy a citar a Joyce McDougall en su libro Teatros del cuerpo:

 

Es vital para el niño la ilusión de formar uno con su madre  durante un período largo,   esta fusión ilusoria permite que duerma, digiera y elimine la comida, es decir que funcione somáticamente de manera adecuada, bajo el convencimiento de que la madre-universo se encargará de todo. Es importante, debido a esto, el inconsciente de la madre y lo que representa para ella el niño. Algunas madres viven a sus bebés como extraños y diferentes a ella. Estos niños se sienten abandonados y presentan a menudo reacciones psicosomáticas precoces. Otras madres no pueden resignarse a abandonar la relación fusional, pudiendo generar así en su hijo, problemas de tipo alérgico, trastornos del sueño y del comportamiento alimentario. En estos casos, al niño le resulta muy difícil establecer el sentimiento de una identidad separada.

La madre debe poder acompañar a su bebé en sus deseos de fusión,  diferenciación e  individuación, de lo contrario estaría exponiéndolo a condiciones que pueden llevarle a la psicosis o a la psicosomatosis.

 

Con este pequeño trozo de su libro, podemos darnos cuenta de la importancia de una maternalización acompañante, suficiente, sustentatoria y liberadora.

www.psicologoslimaperu.net/