Depresión y Suicidio

23.09.2015 17:53

Obviamente cuando hablamos de depresión y suicidio en adolescencia, inmediatamente nos remitimos a la familia y la escuela  como los dos principales entornos en la vida de un adolescente.

La familia porque la misma nos da información  sobre la genética, biología y ambiente que están en la base de toda patología mental  incluida la depresión, que puede producir un intento suicida.

De los tres factores, nos ocuparemos solamente del factor ambiente que es el que nos interesa. En este rango, no sólo la familia sino la escuela tiene mucho que decir, en tanto en ésta última se desarrolla más de la mitad del día de los adolescentes.

Como se ha expresado es innegable que existe una relación entre depresión y suicidio, aunque esta relación no es exclusiva, ya que ligados a suicidio podemos encontrar otras patologías mentales también además de la depresión.

También parece que el tema del suicidio se hace más importante hacia la llegada de la pubertad, a partir de los 8 años. Antes también puede haber eventos relacionados, pero son poco frecuentes. En mi práctica profesional sólo vi una   niña de aproximadamente 3 años de edad que amenazaba con tirarse por la ventana cuando la enfermera no le daba lo que quería, la niña estaba hospitalizada y otra de 4 ó 5 años que hizo lo mismo pero en casa con su mamá. Esto no quiere decir que no haya niños pequeños con conductas auto agresivas, pues si los hay, por ejemplo los niños pequeños que se golpean la cabeza contra la pared, o  un bebé de meses que deja de aceptar la leche, comienza a reducir su peso, camino a una autoeliminación, que cesa al aparecer la figura materna que se había alejado, esto se da en la Depresión anaclítica , término creado por el psicoanalista RenéSpitz en 1945 referido a un síndrome depresivo  en el curso del primer año de vida del niño, que sigue al alejamiento brusco y algo prolongado de la madre tras haber tenido el niño una relación normal con ella.

Me parece importante mencionar los factores de riesgo respecto al suicidio: el primero es el ligado a la violencia familiar y maltrato en todas su clases: físico, psicológico, sexual, abandono y negligencia. Es decir el niño o adolescente que sufre alguna de estas condiciones se encuentra dentro de la población de alto riesgo en cuanto a suicidio.

El segundo, se liga directamente al uso de drogas y alcohol, no sólo de parte del niño o adolescente sino también de los padres y personas del entorno estudiantil.

La pertenencia a grupos como los Emos, también es un factor de riesgo, ya que en esos grupos se ensalza el auto daño practicando el mutilismo, el cual es exigido a los nuevos miembros de manera condicionante.

Este último punto nos lleva a decir que cuando hay una familia bien estructurada, los chicos no buscan la pertenencia a grupos autodestructivos o marginales. Por tanto, debemos evaluar en la familia no sólo lo más resaltante como la violencia o maltrato o uso de drogas o alcohol, sino también aquellas familias monoparentales que no logran un buen ajuste, es decir que no logran superar la ausencia de la figura parental faltante, asimismo, familias mutiladas por falta de miembros arrebatados por eventos trágicos, ausencias que no han sido resueltas,  relaciones familiares esquizoides, abandónicas, disociativas, que no son modelo para un buen ajuste socio-emocional.

En la escuela, las buenas  relaciones con pares y profesores es muy importante, cuando no se logra una buena integración social de todos los estudiantes o cuando la relación profesor-alumno no es saludable, es decir no contribuye al  desarrollo y aprendizaje del alumno, entonces la escuela se convierte en un factor de riesgo, por los eventos que puedan producirse, llámese peleas entre alumnos, o entre alumnos y profesores, que pueden socavar la autoestima del más indefenso y vulnerable,  los adolescentes, y de entre ellos él más fragilizado. La baja autoestima se enlaza con alejamiento social, que termina por entorpecer el proceso de aprendizaje, la baja de notas, los problemas familiares subsecuentes, la sensación de no ser amado, o valorado, y así se llega a la cuesta abajo de la depresión que constituye ya un terreno minado en cuanto a suicidio.

Por tanto el sistema familiar  y la escuela tienen un alto protagonismo en el tema del suicidio, que puede desmembrarse en intento real, gesto, actitud, deseo, pensamiento, rumiación, o ideación suicida, así como por supuesto el suicidio consumado.

Cómo podemos percibir las señales que emite un adolescente pronto a cometer suicidio?

  • debemos estar alerta a su performance académica, si bajan bruscamente sus notas, debe haber una causa que es importante darle atención
  • cuando hay cambios conductuales y emocionales, como por ejemplo apatía, baja motivación para hacer cosas, estados de tristeza, labilidad emocional, irritabilidad entre otros.
  • Asimilación del adolescente a grupos marginales o antisociales
  • Reyertas estudiantiles, desarmonía en el aula
  • Falta de socialización, y capacidad para hacer amigos y mantenerlos
  • Faltas a clase con regularidad